Lorem ipsum dolor sit amet gravida nibh vel velit auctor aliquet. Aenean sollicitudin, lorem quis bibendum auci. Proin gravida nibh vel veliau ctor aliquenean.

Follow me on instagram

+01145928421
mymail@gmail.com

Blog

Harina de castaña, super alimento desconocido con muchas propiedades nutricionales

La harina de castaña es un superalimento desconocido para la mayoría de los consumidores a pesar de tratarse de un producto lleno de tradición. Es un alimento con enormes posibilidades dadas sus bondades y cualidades que hacen de ella un alimento ideal para elaborar todo tipo de recetas dulces y saladas, siendo un alimento imprescindible en dietas celíacas, veganas y vegetarianas.

En este artículo se ofrecen datos de su composición y valores nutricionales, para continuar con las grandes posibilidades que nos ofrece en la cocina, ya sea salada o dulce.

Composición y valores nutricionales de la castaña

La harina de castaña es un súper alimento, no contiene gluten, tampoco sodio (<0,01 de forma natural), especialmente indicada para celíacos, personas con deficiencias específicas, intolerantes a la lactosa (bebida vegetal leche de castañas)…

Con alto contenido en potasio, es muy buena para aquellas personas que padecen problemas de arterioesclerosis y de riñón. Es buena para prevenir la hipertensión.

Es una fuente de minerales, entre los que destaca el magnesio, manganeso, zinc, hierro y fósforo. En algunos estudios se les atribuyen propiedades tanto antiinflamatorias como vasculares reconstituyentes. Mantiene los huesos fuertes y los dientes sanos gracias al alto contenido en calcio.

También es rica en hidratos de carbono, fundamentalmente en forma de almidón y mucha fibra sobre todo no soluble que ayudan al funcionamiento del tránsito intestinal y previenen problemas de colon.

Gracias a sus carbohidratos complejos, el cuerpo absorberá lentamente los nutrientes, manteniendo así los niveles de azúcar y creando un nivel de saciedad, adecuado para los diabéticos.

La gran cantidad de antioxidantes que aporta ayudan a proteger el cuerpo del daño causado por los radicales libres que pueden dañar las células. Entre ellos se encuentran vitaminas A, C y E. Estas vitaminas antioxidantes trabajan juntas para proteger la salud y reducir el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular.

Este fruto contiene varias vitaminas del grupo B, B1, B2, B3, B5, B6 y B9, las cuales son necesarias para el metabolismo y el crecimiento, aporta energía y colabora en la formación de nuevas células rojas de la sangre. Colabora en la conservación de una piel más sana y saludable. Si consumimos a diario castañas notaremos cómo nuestra piel lo agradece gracias a su alto contenido en vitamina B2. Por su alto contenido en vitamina B y fósforo, se convierte en un alimento ideal para proteger el sistema nervioso.

Contiene vitamina K, que ayuda en la coagulación de la sangre y es necesaria por el organismo para producir proteínas que forman los huesos y los tejidos. Las castañas contienen casi un 10% de la dosis diaria recomendada de vitamina k.

Alto contenido en ácido fólico.

Los beneficios de las castañas

La harina de castaña provee al organismo aminoácidos muy similares a los de la carne, lo que la hace imprescindible en las dietas veganas.

Capacidad natural para elevar las defensas y combatir la depresión.

Buen remedio en caso de diarrea por la presencia de taninos, sustancias con propiedades astringentes.

También contiene triptófano, un aminoácido esencial que combate el insomnio.

Es rica en sustancias que contrarrestan el exceso de ácido en la sangre con lo que facilita su eliminación a través de la orina.

Bajo índice glucémico, además de ayudar a bajar los niveles de colesterol, ayuda a reducir el riesgo de padecer enfermedades del corazón.

Alto nivel de ácidos grasos esenciales, como el ácido linoleico, que son beneficiosos para mantener la salud cardiovascular y llevar a cabo un desarrollo neurológico apropiado en los niños.

En el hígado enfermo es especial, pues alimenta sin molestar su normal funcionamiento. De igual forma ocurre con los riñones por los pocos residuos que deja en la sangre.

Muy aconsejada para personas con anemia.

El consumo de castañas está recomendado en personas que sufren de agotamiento físico y nervioso. Son buenas para la memoria. Ayudan a las dolencias cardíacas. Favorecen la cura de los problemas hepáticos. Proporcionan energía sin aporte de grasas, la poca grasa que contienen es cardiosaludable.

En la cocina

La harina de castaña tiene infinidad de aplicaciones. Se usa en repostería, panadería y restauración en general. Está especialmente indicada para celíacos e intolerantes a la lactosa (preparado de bebida vegetal leche de castañas). Pan, galletas, magdalenas, tartas, pasteles, flan, rebozados, fritos, croquetas, espesantes, etc. Se hacen fácil y rápidamente las mejores cremas y purés sin tener castañas frescas o congeladas, ni tener que hervir, pelar, cocer, pelar y triturar. Sólo añadir el líquido que se desee y remover, para obtener una deliciosa crema o puré, dulce o salado.

El rendimiento es espectacular. Dada su altísima capacidad de absorción hace que sea un espesante excepcional. Desde unos creps o “frixuelos” a unas riquísimas albóndigas donde la miga de pan o pan rallado es sustituido por harina de castaña o empleado conjuntamente.

Se puede emplear sin más como aporte alimenticio extra por sus propiedades y sabor en todos los preparados, en cualquier receta tradicional basta sustituir 1/4 parte de harina de trigo por harina de castaña, el paladar y la salud nos lo agradecerán.

Por Juan Manuel Díaz Silván.